Leyenda qom: sobre cómo nació el baile

Image

English version here

Un día, hace mucho, mucho tiempo, un muchacho del pueblo Qom salió al monte a cazar. En eso estaba, cuando, de pronto se encontró frente a un enorme Oso Hormiguero.

El muchacho se asustó porque sabía que el oso tenía grandes y fuertes garras con las que podía hacerle terribles heridas e incluso matarlo. El Oso también se asustó, porque sabía que a los humanos les gusta cazar animales silvestres.

El muchacho recogió una rama gruesa del suelo y la levanto amenazante. El Oso se paró en sus patas traseras, con los brazos abiertos, poniéndose a la defensiva. El muchacho comenzó a repartir golpes hacia ambos lados con el palo, y el Oso, ágilmente, los esquivaba saltando de derecha a izquierda y de izquierda a derecha.

Después de un rato, el Oso se cansó de tanto saltar y huyó al monte.

El muchacho regresó al pueblo y le contó a sus amigos el episodio, haciendo la demostración de los saltos del Oso. Todo el pueblo se rió muchísimo con la anécdota y con la explicación, entonces todos comenzaron a imitarlos, unos al muchacho dando palazos, y otros al Oso pegando saltos.

Y así nomás fue -dicen los Qom- como nació el baile…

Anuncios